domingo, enero 28, 2007

ENTRE TU OLVIDO Y TU RECUERDO

Yo sé que no nos podemos olvidar
Ni tu ni yo.
Solo que tú eres
Más fuerte que yo
Y yo más débil que tú.
Pero olvidarnos entre tú y yo
Tú me olvidas más fácil que yo.
Pero yo te recuerdo más fácil que tú.

Yo sé que tú y yo
Recordamos lo que compartimos
Alguna vez en la oscuridad de la noche,
Los besos, los abrazos
Y esas palabras que solíamos decirnos entre tú y yo.
Pero sucede que yo te recuerdo más que tú,
Pero tú me olvidas más que yo.
Pero aún así yo te sigo amando más que tú,
Aunque tú me olvides más que yo.

Olvidarme yo de ti
Será como el olvido que tienes para mí.
Pero recordarme tú a mí
Será como el recuerdo que te tengo a ti.
Entonces el recuerdo que nos tenemos entre tú y yo
Será como el olvido que nos tenemos tú y yo.

TRAVESURAS Y RECOMEDACIONES INSANAS PARA NUESTRO TIEMPO

En el Perú está Lima, y en Lima está todo el Perú.

Los provincianos del Perú, siempre no les falta una amistad, un cuñado, un hermano, un sobrino, un entenado, una suegra, una amante, una madrastra, un ahijado, un compadre, un hermanastro en algún barrio limeño, hecho que le facilita su estadía en la gran capital peruana.

Te peleaste con tu novia o tu novio, vete a lima y llega al cuarto y a la pensión de tu hermano.

Le mandaste a rodar al poli que te puso papeleta, viaja a Lima y guarda tu mototaxi por un buen tiempo y llega a la casa de tu sobrino y dile que has llegado a trabajar, porque la mototaxi no da para más.

Le dijiste suegro a tu vecino y mandó a sus hijos mayores de 25 años a buscarte vivo o muerto, márchate a Lima en tu hermanastro… y convive con él, por un tiempo hasta que la ira del padre de la bella warmy se le haya esfumado.

Le metiste cabeza con una caja de chelas a la tendedera de tu barrio, y te despidieron del trabajo y de verdad no tienes con que pagar tus vicios, huye a Lima a la casa de tu tío y cuéntale otra historia, no la real, para que puedas tener comida hasta que hayas encontrado chamba en la gran urbe.

No le diste el vuelto a tu madre, cuando te mando de compras y cuando te pregunto tu le dijiste, que te lo habías gastado en el Internet, y sin pensarlo dos veces, tu madre te desalojo de tu casa, diciéndote… vete de esta casa traga de balde... y te resentiste, y hasta que todo llegue a la calma, piensa que en Lima tienes a la querida de tu padre que en ella puedes llegar, así que alista tus chivas y vete a Lima donde la madrastra, que ella te sabrá consolar por amor a su querido amante.

Tu hijo terminó la secundaria y tiene en mente postular a la universidad o a algún instituto armado, piensa que el compadre, ya es Técnico de primera en el ejercito peruano, recurre a él… vete a Lima, preséntaselo al ahijado que ya es todo un muchachón, y díselo de sus intenciones…
Tu mujer se esta portando mal, cuando llegas del trabajo no hay comida que saborear y no hay ropa limpia que ponerse, cállate, solo suspira, no le digas nada, en el Perú, hay un Ministerio de la mujer y por lo tanto hay una ministra que los representa, recuerda que el varón no tiene ese privilegio, así que si te violentas contra ella, puedes terminar mal, recuerda que en Lima vive tu suegra, vete y cuéntaselo a ella, podría solucionar en algo la holgazanería de tu mujer.

viernes, enero 26, 2007

CONTINUACION DE UN POEMA QUE NO FUE ESCRITO


1988

I

Sabrás entonces que por los patios llega la navidad
Y en los días en que los cuerpos duermen.
Sabrás entonces /
Que los viejos tienen la sed de los burros esperando
La cosecha del invierno.
Mi madre siempre tuvo respeto por los otoños
Porque en ellos las palomas construían
Festines de barro
Sobre el mástil de una lagrima.
Las calles danzaban con los árboles
Y la lluvia era una ventana para aquellos que tenían
Las horas clavadas en el pecho.

Era la época en que las pardelas llegaban a comer las heridas
Crudas
De los perros.
Era entonces Regina
La hora de brindar con el poco vino que caía de tus trenzas,
De tus manos,
De los interminables huesos que salían de tus ojos.

II

Ayer tu madre /
Hoy su silencio balbuceando en
Nuestras huellas.
Dicen que por la boca se va el alma,
Por los cuerpos que tienen tristezas a carcajadas.

No sé si recuerdas el sonido árido de los puertos,
Las bravías olas que mojaban la única sombra
Que hacíamos
Sobre la arena.
Jamás habíamos conocido la muerte en nuestros
Veintiún años,
Ni habíamos visitado tumbas que llevasen las abreviaturas
De los apellidos de nuestros familiares.
Pero todo parece que la lluvia
Nos ha traído la mortaja
Para vestir todo un año el color negro /
Fúnebre y doliente
Y llevar el dolor en la memoria
Hasta que los días nos hablen del color de la alegría.

Regina… otra vez el pan vuelve a ser
La lágrima de tu secreto.
Otra vez, vuelvo a ser la tarde friolenta que da nauseas
A tu cuerpo.
Pero sabrás entonces que vuelvo a ti
Como ventarrón urgente a decir que me
Quedo en tu habitación
Hasta que la cicatriz de la lluvia haya madurado
En alguna edad solitaria
Y decirte que éste poema es continuación de un poema
Que no fue escrito.

MI NOSTALGIA LA ESCRIBO CON HUARMEY



Hace más de una década atrás, escribí un poema a Huarmey, en donde presagiaba mi lejanía del puerto. A veces nos volvemos profetas de nuestros propios destinos y escribimos lo que viviremos en un tiempo por venir. En aquel poema decía entre otras cosas, “yo hago un poema para ti Huarmey…/ un poema…/ para que cuando yo me vaya / no estés solo, / Y para que siempre seas / Un mar inmenso en las palmas de mis manos / Un río en las vertientes de mi pecho”.
Hoy Huarmey, es en mí, una nostalgia, un pensar diario sobre su posibilidad de salir adelante, de querer impedir, que no sigan saliendo sus hijos de esas tierras… porque eso duele; duele abandonar una vida que no te envuelve en el estrés, que no te sucumbe en la maldita manía de estar viendo el reloj a cada paso de la mañana, o de estar buscando en un rescoldo de tu memoria algún momento vivido, para aliviar la dura faena del día, que te ha dejado con las ganas de querer volver a tu tierra, porque en la tuya, cuando llegas a casa, te espera un beso, un ¿cómo estás viejo?.. Qué tal te ha ido el día? ... descansa un momento, mientras yo voy preparando tu comida…en fin, mil formas diferentes de ser recibido; pero por acá, luego de la faena del día, te tienes que preparar tu comida… o de lo contrario, cocinarte para unos 5 días… como mínimo…como la mayoría de la veces que lo hago.. Y ahí es cuando la nostalgia entra por la puerta grande de la casa, y pienso en ti Huarmey. Pienso en tu tarde de viento y polvo, en tu noche de silencio y de amores secretos y en tu mañana de tranquilidad y de saludos conocidos y me digo, solo y humillado por la nostalgia que corroe como serpiente venenosa mi estado anímico, que nada se compara con tu atardecer de muchachos peloteando en plena calle, cortando la vía a los moto-taxistas, o charlando en las esquinas con los amigos, de lo que hizo o no hizo el Alcalde, el Subprefecto o el Director del Hospital,…y decir, una salpicadita lujuriosa, que la chibola de a lado, la hija del vecino, ya es carne para el cañón, comida para el hambriento… O que ya tá buena pál catre.
Huarmey es eso, una buena fiesta todos los días por su tranquilidad, por su sosiego, y eso se extraña; porque por Madrid, las cosas son diferentes, nadie te espera en casa, todos los días estás solo, nadie entra a tu habitación y te da una palmada en la espalda y te dice, como quien se inclina a la benevolencia: pa delante muchacho… pa delante…
Por eso, siempre crece en mí, esa sensación de sentirte siempre a mi lado, de mirarte siempre con estos ojos de hijo lejano, pero que milimétricamente, estoy enrollado en tus quehaceres cotidianos. Eso hace que mis pasos siempre ronden por tus calles, que mis ojos vean las siluetas de tus warmis bellas, que mis manos toquen la materia viva de tus encantos naturales… y así estás en mí, todos los días, como guardado amuleto que esgrime paciencia en las horas más escandalosas de mi estadía en Madrid.
Y cuando vuelva a recorrer tus caminos, a transitar tus veredas agujereadas por pasos rotundos de viejos silenciosos o de muchachas virginales, que con solvencia y despiadada belleza arremeten frescor y garbo, a hidalgos y callejeros muchachos; yo me sentiré exhausto por el incomparable encanto que guardas en la naturalidad de tus caminos. Y hablaré, que mientras estaba lejos de ti, todo ha cambiado… mis hijos ya crecidos… mi esposa – talvez- con mas arrugas en el rostro, pero con mas belleza en su corazón, y creeré que cuando hay amor, las arrugas es lo de menos… y la volveré a besar, como la besé haya en los años 80… y sus besos… a sus treinta y tantos años, serán igual o mejor, que los besos de los quince… encontraré a mis padres, con más años en sus vidas, pero con el mismísimo amor con que me engendraron… veré a mis hermanos, con sus años pintando de canas sus cabellos… y así veré, que todo en ti ha cambiado… y para que nada me resulte extraño, yo siempre escribo mi nostalgia con tu nombre: Huarmey.