domingo, julio 15, 2007

YO CABALGO POR TUS CALLES MADRID

Yo cabalgo por tus calles Madrid.
Ruido de silencio hacen mis latidos.
Aroma de nieve hay en tus caminos.
Mis andares arden como fuego.
Tengo un incendio en mi alegría.
Un estrecho camino para mis pasos.

Sigo cabalgando tus callecillas cortesanas y galantes,
Como los senos protuberantes
De las hijas de tus hijos.
El aroma de tus nieves
Atraviesa con lucidez por mi nostalgia.
Y tu nombre, como cuerpo en luz
Me arrulla hasta la simiente tristísimo de mis respiros.
Y me opaco como farola por la niebla de tus caminos.
Las cuales nunca pensé conocerlas.
Pero aquí me tienes parado frente al semáforo
Esperando que cambie de la luz roja al verde
Para cruzar y llegar hasta la estación del metro
Y dirigirme a no sé qué lugar en busca de nada.
Pero como te tengo cerca de mis ojos,
Camino hacia ti / para dejarte el aroma de mi peruanidad.

Mirando como son tus caminos artesanales,
Mirando como son las caderas de tus muchachas solitarias.
De cómo fuman estrellándose sobre su propia vida.
Acumulando muertes en sus labios…

Yo estuve en tu seno….
Amamantando la docilidad de tus calles.
Aunque fui gritado y vituperado / Sigo aquí
Porque comer y vivir necesitan mis hijos haya en el Perú
De mis ancestros.

EVOCACION GARCILASINA

Madrid, Mayo 2005

Evocar nuestra adolescencia, es incluir en esa evocación al colegio donde pasamos parte del tiempo que dura esa etapa florida de nuestra vida. Posiblemente nuestra adolescencia se haya formalizado como tal dentro de un aula, porque en ella, vivieron nuestros primeros bosquejos de adolescentes suspicaces, audaces y hasta melancólicos; muchas veces, buscando las relaciones interpersonales con compañeros del sexo opuesto, porque una de las características síquicas de la adolescencia es esa, la del enamoramiento, la de ser un constante protagonistas de aventuras experimentales que muchas veces, terminan en errores, pero que eso nos permite ir diseñando nuestra personalidad, que marcará nuestra vida social, dentro de nuestra grupo comunitario.

Garcilazo, como centro educativo, ha valido a muchas generaciones para que se formen y vean llegar, con paso de ave quisquillosa, a su adolescencia… en esas aulas garcilasinas merodean desde siempre, muchos ósculos de amores estruendosos y veloces. Abrazos tormentosos que nacieron de solo una buena palabra o de la simple palomillada del galante alumno, a veces se pierde otras se gana, desde ahí, ya vamos sabiendo que la vida es un ganar o un perder, entendiendo que nuestras vidas transcurrirá siempre, entre dos caminos, la de perder o la de ganar. En el amor, siempre hay que saber perder o saber ganar… de eso aprendemos todos los que alguna vez, supimos enamorarnos, y Garcilazo, también para eso nos a servido y aun sigue sirviendo a las nuevas generaciones que hoy cobija en sus aulas, porque no aceptar que un colegio sirve para saber lo que es un beso, es auscultar una realidad, de la cual todos los que fuimos alumnos alguna vez, muy bien que lo sabemos. Y muy bien viene a formar parte de nuestro historial personal, cuando empezamos a hablar y/o a contar de nuestras vivencias de muchacho colegial.
Garcilazo es mi ex - colegio y también es el ex – lugar en donde aprendí a saber lo que es un beso… hoy los adolescentes aman de la misma manera que se amaba desde el principio en que se inauguro el amor, en los forestales y longevos tiempos.

En un colegio se aprende todas las materias de la vida, las que nos servirán para hacer más caminables nuestros senderos. El amor es uno de las mejores cosas que debemos aprender, porque en el mundo hace mucha falta, saber lo que es el amor… porque si tienes amor, tienes todo… y por eso, ésta evocación garcilasina, para discernir sobre la importancia del amor… y yo empecé amando en Garcilaso, quizá como tú, como todo ex – estudiante secundario.
Además, esta evocación es para llenar de gloria al colegio que departió conmigo, muchas vivencias, muchas horas de ensueños y de jolgorio.
Garcilazo, es el colegio de mis años juveniles, de esos años que se fueron pateando latas, desbordando alegrías, suspirando platónicamente por la chica del cabello lacio-castaño, de falda larga, de manos delgadas y ojos pequeños, como dos perlas encendidas, que se iba de mi, como se va un chorro de agua por el cuerpo… así, dejándome húmedo con silencio y su indiferencia… pero se iba, se iba sola, sin dejarme ni siquiera una sonrisa sobre el césped de los jardines de mis lamentos, arrinconado en mis desvaríos y mis angustias, de querer saber el sabor de sus labios, de la fragancia rebosante de su pecho, pero nunca fue posible. Se fue con mi sueño.

Siempre que se hable de mi ex – colegio, recordaré de mis años color de manzana, color de carcajada. Porque desde Garcilazo, aprendí a sentir que los besos también son dulces, cuando se besa con la salvedad, de que besando, estas construyendo las diapositivas que proyectaras en tu vida, con un promontorio de ilusiones, que resguardaran con viejas ilusiones en el momento de tus mas conmovedores recuerdos. Porque besando también, te sientes el mejor y el bien amado y más aún, cuando se tiene la edad de la ilusión primera; el beso, es una buena forma de moldear nuestros sentimientos y hacernos cada día, feligreses del amor y con ello devotos de la paz.

viernes, mayo 25, 2007

EL QUIJOTE - Foto

Monumento del personaje más celebrado de Don Miguel de cervantes Saavedra... se encuentra ubicado en la PLAZA ESPAÑA de la ciudad de Madrid...

Foto: Heber Ocaña
Titulo: El Quijote



sábado, mayo 05, 2007

DE FANGO Y LODO

Yo no intento ningún dilema.
Tan solo veo en los ojos del hombre
Un faro encendido
Que desgasta mis zapatos.
Y por donde quiera que habite
Sea alma o muerte /
Ondulo mis pasos.

Bebo de la noche sus aguaceros.
Y dormito como si alguien, por ahí
Ha de decirme /
El silencio ha llegado y tendrás que partir.

El fragor de los días
Y el ocaso inexorable del silencio
Hiere nuestra inocencia.
Y como quien quiera
Se nos astilla el invierno en nuestros brazos
Como una fecunda sombra
Que atraviesa nuestros ojos
Y maltrata nuestra piel /
De FANGO Y LODO.

Por donde quiera que pueda existir
Sea tarde o sea soledad /
Mi vestuario es una lágrima
Extendiéndose...
Definitivamente
Por la podredumbre de tus llagas.


Foto: Heber Ocaña Granados
Titulo: Mujer de barro
Lugar de la foto: Plaza Mayor de Madrid.
Fecha: 28 / abril / 2007

martes, mayo 01, 2007

JARDINES DE SABATINI OLIENDO A BESOS...

Los dias libres, son los días más prosperos para disipar la rutina del peon jardinero. Se suele caminar por Madrid, descubriendo en cada paso ayeres no vividos.
La foto superior fue hecho en el lugar llamado "Jardines de Sabatini", ubicado en el lado norte del Palacio Real, donde en algun tiempo estuvieron las caballerizas y que no era de uso púlico, hoy si lo és, de ahí la foto.
Los jardines, llamados de Sabatini, es en homenaje a su creador, que fue diseñado en 1931, cuando la República Española expropió los bienes de la familia Real y se las entregó ese espacio a los ciudadanos de Madrid para su disfrute.
Hoy, 2007, en el jardin se ven parejas de enamorados, donde el ósculo guarda una total preeminencia dentro del contexto paisajistico.
Un beso... dos besos... yo sin besos... ella sin beso... un abrazo... dos abrazos... otro abrazo fuerte... yo vacío de abrazos... ella sin mis abrazos... el sol... se ve el sol reflejar entre los dientes que disfruta de un beso... un anciano solo... rememora sus viejos paseos por el parque y no queda más que, seguir haciendo fotos para mi propia historia, y ahi estoy... sin besos, sin abrazos... si recuerdos de éste jardín... añorando el beso sin parque, sin jardin... añorando simplemente un beso... un beso en el jardin de Sabatini... pero creo que va a ser imposible... porque la que me dió el último beso, no vive en Madrid... duermo y camino...

Foto (con tripode) : Heber Ocaña Granados
Titulo: En los jardines de Sabatini.
Fecha: Mayo del 2007

sábado, abril 28, 2007

MOCHILA ROJA DE POESIA


Se suele hablar de los amigos o con los amigos, cuando se está en un bar o cuando la esquina se convierte en un lugar perfecto para las tertulias.
Desde mi lejania, yo hablo con mis amigos poetas, y lo hago haciendo fotos de sus libros; de los libros que traje en mi equipaje de inmigrante, el dia que deje por primera vez mi puerto natal: Huarmey.
En ésta ocasión hablaba con aquella "Nostalgia desde los escombros"; libro que susurra infinidad de secuencias vividas en una caleta, ubicada en un hoyo, muy cerca del mar. El día que caminabamos por el Paseo del Prado, en Madrid, hablabamos de nuestras cosas... yo de mi nostalgia urbana y el libro de la suya... Recordaba entre otras cosas: "Mi casa deshabitada/ un escombro de huellas infantiles y turbias"... lo decia, porque en el fondo se podía divisar el museo del Prado, portentoso monumento al arte pictorico universal; y yo en calidad de inmigrante entendia su version desalmada, le decia que yo tambien habia dejado una casa, aunque no deshabitada, pero una casa donde mis hijos esperan a papá y una mujer a su esposo... y con salpicante nostalgia me contaba de su "vieja historia con su valioso anecdotario/ como los dias en el Alfonso Ugarte/ tatuados con cinta sangre en la piel de los tiempos", yo tambien llevo en mi piel tatuado los dias de mi adolescencia, mustia y convencional, con el nombre del colegio Inca Garcilazo de la Vega, le decia... y como queriendo abreviar su razón, se calificaba como... "El mal jugador de la vida/ el que trato de beber ese sabor desquiciado/ oculto como cancerígeno humo de marihuana " y con una reminiscencia de enamorado, comenta en voz baja, mirando el gras del parque de junto al museo: "Ahora que veo a Roxana vestida de negro/ sé que la muerte es negra/ y no hay lugar donde no aceche ni cuerpo que lo resista"... me estaba hablando de cosas mortuorias y trate de cambiar el tema, y fue entonces que empezó a contarme un tema muy familiar y me decia: "La chalana de mi padre/ tenía el complemento de los colores/ el alba en el mar/ el día en el mar" y ambos suspirabamos frente al mural que promocionaba la exposición pictorica de Tintoretto, un pintor veneciano, que utilizó con gran dramatismo la luz, y al cabo de un milesimo de segundo, suelta una frase desde sus ojos para aseverar que... "Estos son los dias en que vivo ultimadamente/ pendiente de mi abrigo de verano/ del médico con su onerosa receta/ y de la visita inusual de escasos amigos"... pues si -le digo- los amigos son así: esporádicos, lunáticos, efervescentes en los dias de algarabia, pero disueltos y olvidables y olvidados en los dias en que le presencia fisica no suele ser una costumbre cotidiana en las calles del pueblo... asi yo tambien lo siento le digo... y nos enfrascamos en una risotada maliciosa, que tuvimos que hacer un alto en nuestra conversacion solitaria, para luego decir con una aseveracion mistica, que "De todas maneras mi vida es una extraña mezcla/ en este ardiente camino que me conduce a la hoguera final" y como quien se interroga, dice: "Cómo desprenderme de los trágicos anales de mi historia/ que son vómitos de manuscritos arrojados al extravío?" y ambos nos levantamos, circunspectos de tanta borrasca de palabras, de tanto melodrama en nuestra turistica conversacion y nos vamos despidiendo, sin dejar de escrutar a través de sus ojos, todo lo aprendido en su cotidiana rutina: "... en la vida todos somos perecederos"... y asi, dejamos atrás el Museo del Prado y nos vamos camino a ver a la Cibeles... a mirar sus tetas desordenadas, mojadas por las aguas de la fuente que le separa del muladar y del tiempo...
Foto: Heber Ocaña Granados
Titulo: Mochila roja de Poesia
"Nostalgia desde los escombros" -Poesia-
Autor: Teofilo Villacorta Cahuide
Lugar de la foto: tomada frente al Museo del Prado
Madrid - Abril 2007

MI REINO

Si, poeta: El amor y el dolor son tu reino.
“El poeta”
Vicente Aleixandre



Mi reino es el de los dientes cariados y rotos,
De las calles desoladas
Y de las heridas lacerantes en los pómulos
De antiguas miradas.

Mi reino no es de éste mundo
Donde el tiempo habita sin conmiseración
Ni estupor.
Es de tu mundo llano y silencioso,
Oriundo de mares y pueblos sin asfalto
Que se disuelven con tu ira
Y se estremecen lánguidamente
entre los trastornos que brotan de tu corazón,
De ese olvido pasajero
O de ese recuerdo olvidado.

Mi reino es de las palabras desnudas
Que vuelan del mar
Y se van al olvido.

Hay de mi desolación
En la hora taciturna
De mi reino putrefacto,
Desmantelado por la luna tórrida
De tus ojos,
Sangrante por tus postreros
Adioses
Y tus pasadas y pisadas memorias.

Mi reino yace en la palma
De tus manos vacías,
Entre féretros impacientes y desnudos
A donde algún día iremos a vivir
Nuestra eternidad suntuosa.
En el Ofuscado silencio que
Revientan desde tus oídos.
Palabra mordida/
Ingrávida y ardiente.

Una sola paloma vuela en
Mi reino,
Un solo solsticio acompaña las horas dominicales.
En mi reino yo soy el rey
Y el vasallo.
El mendigo y el bien aposentado.
El sol es la palabra que sale ardiendo
De los hornos de mi boca,
De mi inspiración sonora y baldía
Y aunque en tiempo en tiempo
Nada toca
Guardo mi amor en una cama vacía.
foto: Heber Ocaña
Titulada: Mi mano en flor

martes, abril 24, 2007

LA CASA DE CERVANTES SAAVEDRA EN MADRID-seccion foto

Todo el mundo conoce o a escuchado alguna vez, el nombre del Hidalgo Don Quijote de la Mancha, pues bien, el autor de esa monumental obra del idioma español es Don Miguel de Cervantes Saavedra, éste hombre, conocido como el manco de lepanto, vivió y murió en la casa que se ve en ésta foto, que se encuentra ubicado en el barrio de las letras, un barrio de calles angostas con edificaciones que datan de la época de oro de la literatura española, logicamente con algunas minusculas refacciones pero que mantienen la idea original de sus construcciones.


Detalle de la parte superior de la entrada principal de la casa donde vivió y murió Don Miguel de Cervantes Saaverdra. y como debe de ser, aquella calle lleva el nombre de LA CALLE CERVANTES SAAVEDRA

fotos: Heber Ocaña

sábado, abril 14, 2007

"EL AMAUTA ATUSPARIA" DE ERNESTO REYNA ZEGARRA EN MADRID

Se me ocurrió el jueves santo, salir por las calles de Madrid a caminar, a hacer algunas fotos de la capital española, para cargar en mi equipaje el día que haga mis maletas y retorne a mi tierra, las calles que mis ojos vieron.
Ilusionado por el día libre y por el día santo para el mundo cristiano, cogí mi mochila roja ya envejecida por el uso diario y me preparé para salir, pero de pronto, como algo súbito, relampagueante voló hacia mi mente, algo que yo no me lo esperaba, y me dije, que, mientras haga el viaje en el autobús al centro de la ciudad, debería ir leyendo un libro, uno de aquellos que están en el estante de mi habitación, y me dirige a ella y como mirada de buen tirador, mi mirada se dirigió a un libro que desde que llegue no le había tomado mucho interés, menos en cuenta, aun cuando él, había venido en mi maleta como parte de mi elegido y predilecto equipaje, el libro es: EL AMAUTA ATUSPARIA de Ernesto Reyna Zegarra. Y Salí del piso y me dirige a mi destino, a mis muchos destinos diría yo. El día era gris, opacado, con un sol que salía de vez en cuando como para no estropear el día festivo. Con una sensación de pequeños chubascos, como dicen los hombres del tiempo, en los canales de televisión.

De verdad, qué sensación tan diferente se siente, cuando en medio de tanta gentita española, que probablemente no sepan nada de nuestra historia, aunque hablan el idioma que nosotros hablamos, pero ignoran por completo, las gestas heroicas de aquellos revolucionarios indígenas, que trataron de reivindicar sus derechos.

Voy leyendo sobre temas que marcaron el proceso social de los pueblos del Perú y uno se siente como que ser peruano es la ultima gota del desierto del Sahara, el espíritu inca nos aguijonea la piel y sacamos pecho de donde no haya, ansiamos en ese momento predicar de nuestra historia al mundillo del autobús, pero nos quedamos en las ansias y en el querer. No sirve ser en ese momento tan apasionado por su tierra, porque las heridas de la nostalgia se abren, erupcionando desde la profundidad del corazón lavas de lágrimas y suspiros que estropearían la caminata.

Es jueves por ventura y pasión, libro en mano, asciendo por las escaleras que me llevan hacia la Plaza de la Puerta del Sol, estoy saliendo por la boca del metro hacia la superficie para empezar desde ese momento mi caminata oficial, por las calles del centro de la ciudad.
Y evoco a Reyna Zegarra, de cómo se pudo apasionar por la tierra ancashina, si dicen que nació en Arequipa, y más aún, de cómo se pudo apasionar de la gesta de Atusparia y Ushco pedro, que desencadenó en una crónica novelada y que en ese momento caminaba conmigo. José Carlos Mariategui comenta en el prefacio del libro:
“En una época en que prospera, en la literatura europea, la biografía novelada, sin ninguna preocupación literaria ni historiográfica Reyna no ha encontrado modo más certero de revivir la sublevación de Atusparia que la crónica novelada… Se lee, además esta crónica como si se leyera una novela, antes que por su estilo, por la novedad del asunto y sus “dramatis personae” en nuestro esquema mental de la historia del Perú”.

En paso procesional y como cauteloso caminante, me dirijo hacia el monumento erigido al Oso y al madroño, en la inicial de la calle Carmen, parte de la zona way* y pija* de Madrid, pero se me ocurre dejar constancia de mi paso con el libro de Reyna Zegarra, por la Puerta del Sol y pienso hacer una foto del libro con el referente de la plaza, y es ahí donde emerge la foto del Amauta Atusparia y el monumento al oso y al madroño.

*Way= jerga madrileña cuyo significado es: bonito, que vendría hacer el sinónimo de nuestro “bacan” peruano.

*Pija=palabra que en jerga madrileña significa, persona de mucho dinero. En el hablar peruano, sería su sinónimo de la palabra “pituco”.

viernes, abril 13, 2007

LA PUERTA DE ALCALA-MADRID-sección fotos

Habiendo recorrido las diversas calles y avenidas de Madrid, se me ocurrió insertar dentro de mi blogs "El cadaver que te mira", algunas fotos mías, que fueron y serán hechas en mis diversas visitas a los diferentes puntos de la comunidad de Madrid, para que a través de mis ojos, sus ojos de ustedes, puedan apreciar la ciudad que me acoge... cuando se trata de fotos, pondre: seccion fotos en el titulo... para poder diferenciar las tres secciones con que cuenta desde ahora éste simple y nostalgico blogs:
seccion Poesia,
sección narrativa y
seccion fotografia.

Como primera foto, e querido mostrar una de los simbolos míticos de la ciudad, incluso, es una zona que a servido de inspiracion a poetas y compositores y la que en éste momento recuerdo es la version interpretada por lo cantantes españoles: Ana Belen y Victor Manuel... titulada... La puerta de Alcala... uno de sus versos dice: "aqui está, aqui está la puerta de Alcala, viendo pasar el tiempo... la puerta de Alcala..." la foto fue tomada en abril del año 2007, los dias en que se iba despidiendo el frío en Madrid y ese día caía una pequeña llovizna... pero es tan fragante las gotas de la lluvia de Madrid, que las heridas del alma suelen cicatrizarse...
disfruten de ésta nueva seccion... y siempre sean bienvenidos...
atte.
Heber Ocaña Granados
Blogsgero

jueves, abril 12, 2007

WARMY MANDANAM


(LEYENDA DE LA BELLA WARMY)

Hace más de 200 años, se dice que un pueblo obtuvo su nombre a raíz de que las mujeres eran las que gobernaban la aldea y desde ahí se puso ese término indígena ya clásico en nuestros días: WARMY MANDANAN.
De un tiempo a ésta parte, se dice que en ese mismo pueblo, algunas mujeres vienen retomando el liderazgo, algo así como un estado o gobierno bajo la sombra. Y manejan a sus maridos como si fuesen marionetas y hacen lo que mejor les parezca para saciar sus ancestrales banalidades.
Cuenta la gente, que en ese pueblo gobierna un varón, pero hay de él, sino hace lo que su warmy le dice, de ahí que, todas las cosas hechas y dichas por el gobernante son hechas bajo la aprobación de su idolatrada mujer.

El pueblo a sacado a relucir su total rechazo a la poca autoridad que tiene su gobernante y está armando un frente para hacer una consulta publica, si que él está gobernando la aldea o es su mujer la que le induce a decir y hacer muchas de las cosas que viene ejecutando como primer administrador de la aldea.

El gobernante tiene muy buenas relaciones con algunos caciques del entorno territorial de la aldea, y está haciendo algunas obras que son motivo de algarabía para algunos sectores de la parroquia, ya que está haciendo parques, jardines y canales de irrigación para llevar agua a los campos alejados de la aldea.

Pero hay algunos sectores femeninos de la comunidad que se preguntan, que porque nuestro gobernante no nos escoge entre algunas de nosotras para ser parte de las ceremonias de inauguración y figurar como madrinas en las diversas obras que vienen haciendo los hacendados y caciques en la aldea; y hay también maridos de éstas graciosas y agradables warmys, que están reclamando que se considere entre una de sus mujeres para formar parte de ese clan que pasaran a la historia, ya que su nombre debe de ser estampado en esa placas hechas de la corteza de los árboles, traídos del lejano Amazonas.

A decir de mucha gente, en la aldea existen muchas mujeres bellas y de saber profundo sobre la historia de su raza y conocedoras de toda la gama de conocimiento del saber humano y que serian unas buenas representantes de todas las warmys de la aldea, si es que su nombre figuraran en esas obras que los caciques están mandando a ejecutar, pero en un afán de mantener incólume el tradicional Warmy mandanan, el gobernante no tiene ojos para otra persona, solo para su idolatrada y mandona mujer, para que figure en esas placas de recordatorio, hechas con la corteza de los árboles de la montaña amazónica.

Y si no hay mas que agregar sobre esta leyenda, se dice también que en los alrededores de la aldea, están pensando no solo colocar placas con nombres de las esposas de los otros gobernantes, sino que piensan elegir a una warmy como representante de todas las aldeas de los 4 suyos y lo que es más grave, muchas mujeres, se están desilusionando de los varones, ya que si eso sucediera, estarían eligiendo precisamente a una mujer sin experiencia de esposa ni madre, cosa que es peor... porque las warmys, -dicen entre otras cosas- cómo escribirá los tratados concerniente a las madres, si la que gobierna los 4 suyos no es esposa ni es madre?... este tema está por resolverse...

lunes, abril 09, 2007

DE QUE ME SIRVIO SER POETA


De que me sirvió ser poeta.
O mejor…
De qué me sirvió escribir versos
Si tuve que abandonar tiernos golondrinos
En el verano de mi infancia,
Si tuve que dejar libros y cuadernos
Montado en la carroza del olvido.
Porqué tuve que hacerlo.
Porqué el escupitajo de la tarde
Abriendo boquetes en mi desalmado pecho,
En la ventana rota de la casa del viejo Manuel.
En la sangre dulce de mamá Andrea,
En la pierna sangrante del Juancho padre.
Porqué el niño y su devastado delirio,
Porqué el hombre y su veneno atroz.

Porque tuve que escribir versos,
Si mis horas de risa iban a morir
En una tarde cualquiera,
Junto al desahogo del pan.
Al acantilado de tu falda.
En el desván de tu memoria.

De que me sirvió ser poeta
Si igual, tuve que venir a España,
A Madrid, a forjarme como inmigrante
En un lecho solo
Sin el abrazo de mi mujer.
Sin el desarrollo vital de mis dos hijos.
Sin la humedad salubre de mi tierra.

De qué me sirvió ser poeta
Si los amigos que tuve
En el puerto de mi infancia
Siguen contemplando el mar
Y yo…
Sin contemplar a ellos.
Sin mirar el ocaso en Manache.
Sin ir de compras el domingo cristiano.

De qué me sirvió
Las andanzas en encuentros de poetas,
Si hoy muero como un ciruelo
Bajo las cavernícolas sombras de esos recuerdos.
Y no hallo saciedad a mis dolencias.
La cumbre desde donde todos me miran
No logro escalar hasta su cúspide.
No encuentro la forma de poder alzarme sobre ella.
Y me encuentro solo, inservible,
Mutilado por la insaciable angustia
De querer retornar cuanto antes a mi país,
A mi tierra,
Tocar las manitas del viento que entra en forma de pájaro
Por el traga luz donde papá y mamá se comen su almuerzo.
Para decirle que estropee cuantos antes
El peinado que sustraje del retrato de mi juventud.
Porque los años ya martirizaron mi rostro,
Porque vengo con mi vejez desde Madrid,
Con los años desaforados,
Con mi piel enlutada de mestizo peruano,
Vengo como inmigrante,
Como amante de mi mujer, como padre de mis hijos.
Vengo para ya no ser poeta,
Para volver a ser simplemente un ciudadano de mi patria.
Un hijo de mi tierra.

SONRISA DE MADERA

Siempre e mirado la tarde
Descolgándose desde tus cabellos.

Aves con luces de nostalgia
Posándose sobre tu frente.

De ahí que siempre te divise
Como un ocaso que se pierde
En el infinito.

Desde ahora y para siempre
Yo soy el muchacho que ya no sonríe.

Mis amigos me dicen el triste.
El que esgrime holocaustos en su pecho,
El que yace como un cadáver
Al anochecer
Con su sonrisa de madera.

sábado, abril 07, 2007

MI SOLEDAD


Mi soledad es ésta cama vacía, llena de libros y suplementos dominicales.
Es la puerta cerrada de mi habitación.
Mi soledad es el agua fresca dentro del frasco de vidrio, la web cam mirándome de frente, sin parpadear.
Mi soledad son los discos compact amontonados en el armario de madera, junto a la foto de mi padre.
Los libros no leídos, el zapato roto traído del Perú.
Mi soledad es la música de mi patria
Que escucho en silencio; la voz de Pastorita Huarasina, Picaflor de los Andes, Carmencita
Lara, el cholo Berrocal, Martina Portocarrero Dúo Ayacucho, y todas las voces graves o llanas, altas o bajas, que me cuentan de amores dolidos, del terruño dormido con sus calles sin asfalto, de la corona sin espinas de las madres de mi tierra.
Mi soledad es la figura de mi madre, puesta de rodillas todas las mañanas clamando por su hijo lejano,
Es el pañuelo rojo con que seco mis lágrimas.
Es la idea que tengo, de cómo será cuando vuelva a estar parado frente a los 40 años de mi compañera amada, cuál será la reacción de ella… y cómo será la mía…
Me imagino abrazándola, colmándola de besos guardados en ésta soledad que me acompaña…
Mi soledad es la voz que escucho de mis hijos, sus alegrías, sus iras, sus enfermedades.
La comida peruana echándole en falta, su ceviche, su picante de marisco, la chuita ilegal.
Mi soledad es la pronunciación constante del nombre de mi tierra, de aquel Huarmey cálido de amores, silencioso de pasos, ruidoso con sus mototaxis, con sus mentadas de madre como habitual forma de estropear un sentimiento.
Mi soledad es la Biblia debajo de mi almohada y sus promesas para mi aflicción, los CDs cristianos traídos para las ocasiones de confesión y humillación con santa devoción.
Mi soledad son las cartas archivadas de mis hermanos, de los sobrinos, de Regina donde percibo sus llantos y sus pasiones.
Mi soledad es éste momento, la canción que escucho, el recuerdo que añoro, la vida que pasa…
El Madrid de mi presente, el Huarmey de mis recuerdos…

domingo, enero 28, 2007

ENTRE TU OLVIDO Y TU RECUERDO

Yo sé que no nos podemos olvidar
Ni tu ni yo.
Solo que tú eres
Más fuerte que yo
Y yo más débil que tú.
Pero olvidarnos entre tú y yo
Tú me olvidas más fácil que yo.
Pero yo te recuerdo más fácil que tú.

Yo sé que tú y yo
Recordamos lo que compartimos
Alguna vez en la oscuridad de la noche,
Los besos, los abrazos
Y esas palabras que solíamos decirnos entre tú y yo.
Pero sucede que yo te recuerdo más que tú,
Pero tú me olvidas más que yo.
Pero aún así yo te sigo amando más que tú,
Aunque tú me olvides más que yo.

Olvidarme yo de ti
Será como el olvido que tienes para mí.
Pero recordarme tú a mí
Será como el recuerdo que te tengo a ti.
Entonces el recuerdo que nos tenemos entre tú y yo
Será como el olvido que nos tenemos tú y yo.

TRAVESURAS Y RECOMEDACIONES INSANAS PARA NUESTRO TIEMPO

En el Perú está Lima, y en Lima está todo el Perú.

Los provincianos del Perú, siempre no les falta una amistad, un cuñado, un hermano, un sobrino, un entenado, una suegra, una amante, una madrastra, un ahijado, un compadre, un hermanastro en algún barrio limeño, hecho que le facilita su estadía en la gran capital peruana.

Te peleaste con tu novia o tu novio, vete a lima y llega al cuarto y a la pensión de tu hermano.

Le mandaste a rodar al poli que te puso papeleta, viaja a Lima y guarda tu mototaxi por un buen tiempo y llega a la casa de tu sobrino y dile que has llegado a trabajar, porque la mototaxi no da para más.

Le dijiste suegro a tu vecino y mandó a sus hijos mayores de 25 años a buscarte vivo o muerto, márchate a Lima en tu hermanastro… y convive con él, por un tiempo hasta que la ira del padre de la bella warmy se le haya esfumado.

Le metiste cabeza con una caja de chelas a la tendedera de tu barrio, y te despidieron del trabajo y de verdad no tienes con que pagar tus vicios, huye a Lima a la casa de tu tío y cuéntale otra historia, no la real, para que puedas tener comida hasta que hayas encontrado chamba en la gran urbe.

No le diste el vuelto a tu madre, cuando te mando de compras y cuando te pregunto tu le dijiste, que te lo habías gastado en el Internet, y sin pensarlo dos veces, tu madre te desalojo de tu casa, diciéndote… vete de esta casa traga de balde... y te resentiste, y hasta que todo llegue a la calma, piensa que en Lima tienes a la querida de tu padre que en ella puedes llegar, así que alista tus chivas y vete a Lima donde la madrastra, que ella te sabrá consolar por amor a su querido amante.

Tu hijo terminó la secundaria y tiene en mente postular a la universidad o a algún instituto armado, piensa que el compadre, ya es Técnico de primera en el ejercito peruano, recurre a él… vete a Lima, preséntaselo al ahijado que ya es todo un muchachón, y díselo de sus intenciones…
Tu mujer se esta portando mal, cuando llegas del trabajo no hay comida que saborear y no hay ropa limpia que ponerse, cállate, solo suspira, no le digas nada, en el Perú, hay un Ministerio de la mujer y por lo tanto hay una ministra que los representa, recuerda que el varón no tiene ese privilegio, así que si te violentas contra ella, puedes terminar mal, recuerda que en Lima vive tu suegra, vete y cuéntaselo a ella, podría solucionar en algo la holgazanería de tu mujer.

viernes, enero 26, 2007

CONTINUACION DE UN POEMA QUE NO FUE ESCRITO


1988

I

Sabrás entonces que por los patios llega la navidad
Y en los días en que los cuerpos duermen.
Sabrás entonces /
Que los viejos tienen la sed de los burros esperando
La cosecha del invierno.
Mi madre siempre tuvo respeto por los otoños
Porque en ellos las palomas construían
Festines de barro
Sobre el mástil de una lagrima.
Las calles danzaban con los árboles
Y la lluvia era una ventana para aquellos que tenían
Las horas clavadas en el pecho.

Era la época en que las pardelas llegaban a comer las heridas
Crudas
De los perros.
Era entonces Regina
La hora de brindar con el poco vino que caía de tus trenzas,
De tus manos,
De los interminables huesos que salían de tus ojos.

II

Ayer tu madre /
Hoy su silencio balbuceando en
Nuestras huellas.
Dicen que por la boca se va el alma,
Por los cuerpos que tienen tristezas a carcajadas.

No sé si recuerdas el sonido árido de los puertos,
Las bravías olas que mojaban la única sombra
Que hacíamos
Sobre la arena.
Jamás habíamos conocido la muerte en nuestros
Veintiún años,
Ni habíamos visitado tumbas que llevasen las abreviaturas
De los apellidos de nuestros familiares.
Pero todo parece que la lluvia
Nos ha traído la mortaja
Para vestir todo un año el color negro /
Fúnebre y doliente
Y llevar el dolor en la memoria
Hasta que los días nos hablen del color de la alegría.

Regina… otra vez el pan vuelve a ser
La lágrima de tu secreto.
Otra vez, vuelvo a ser la tarde friolenta que da nauseas
A tu cuerpo.
Pero sabrás entonces que vuelvo a ti
Como ventarrón urgente a decir que me
Quedo en tu habitación
Hasta que la cicatriz de la lluvia haya madurado
En alguna edad solitaria
Y decirte que éste poema es continuación de un poema
Que no fue escrito.

MI NOSTALGIA LA ESCRIBO CON HUARMEY



Hace más de una década atrás, escribí un poema a Huarmey, en donde presagiaba mi lejanía del puerto. A veces nos volvemos profetas de nuestros propios destinos y escribimos lo que viviremos en un tiempo por venir. En aquel poema decía entre otras cosas, “yo hago un poema para ti Huarmey…/ un poema…/ para que cuando yo me vaya / no estés solo, / Y para que siempre seas / Un mar inmenso en las palmas de mis manos / Un río en las vertientes de mi pecho”.
Hoy Huarmey, es en mí, una nostalgia, un pensar diario sobre su posibilidad de salir adelante, de querer impedir, que no sigan saliendo sus hijos de esas tierras… porque eso duele; duele abandonar una vida que no te envuelve en el estrés, que no te sucumbe en la maldita manía de estar viendo el reloj a cada paso de la mañana, o de estar buscando en un rescoldo de tu memoria algún momento vivido, para aliviar la dura faena del día, que te ha dejado con las ganas de querer volver a tu tierra, porque en la tuya, cuando llegas a casa, te espera un beso, un ¿cómo estás viejo?.. Qué tal te ha ido el día? ... descansa un momento, mientras yo voy preparando tu comida…en fin, mil formas diferentes de ser recibido; pero por acá, luego de la faena del día, te tienes que preparar tu comida… o de lo contrario, cocinarte para unos 5 días… como mínimo…como la mayoría de la veces que lo hago.. Y ahí es cuando la nostalgia entra por la puerta grande de la casa, y pienso en ti Huarmey. Pienso en tu tarde de viento y polvo, en tu noche de silencio y de amores secretos y en tu mañana de tranquilidad y de saludos conocidos y me digo, solo y humillado por la nostalgia que corroe como serpiente venenosa mi estado anímico, que nada se compara con tu atardecer de muchachos peloteando en plena calle, cortando la vía a los moto-taxistas, o charlando en las esquinas con los amigos, de lo que hizo o no hizo el Alcalde, el Subprefecto o el Director del Hospital,…y decir, una salpicadita lujuriosa, que la chibola de a lado, la hija del vecino, ya es carne para el cañón, comida para el hambriento… O que ya tá buena pál catre.
Huarmey es eso, una buena fiesta todos los días por su tranquilidad, por su sosiego, y eso se extraña; porque por Madrid, las cosas son diferentes, nadie te espera en casa, todos los días estás solo, nadie entra a tu habitación y te da una palmada en la espalda y te dice, como quien se inclina a la benevolencia: pa delante muchacho… pa delante…
Por eso, siempre crece en mí, esa sensación de sentirte siempre a mi lado, de mirarte siempre con estos ojos de hijo lejano, pero que milimétricamente, estoy enrollado en tus quehaceres cotidianos. Eso hace que mis pasos siempre ronden por tus calles, que mis ojos vean las siluetas de tus warmis bellas, que mis manos toquen la materia viva de tus encantos naturales… y así estás en mí, todos los días, como guardado amuleto que esgrime paciencia en las horas más escandalosas de mi estadía en Madrid.
Y cuando vuelva a recorrer tus caminos, a transitar tus veredas agujereadas por pasos rotundos de viejos silenciosos o de muchachas virginales, que con solvencia y despiadada belleza arremeten frescor y garbo, a hidalgos y callejeros muchachos; yo me sentiré exhausto por el incomparable encanto que guardas en la naturalidad de tus caminos. Y hablaré, que mientras estaba lejos de ti, todo ha cambiado… mis hijos ya crecidos… mi esposa – talvez- con mas arrugas en el rostro, pero con mas belleza en su corazón, y creeré que cuando hay amor, las arrugas es lo de menos… y la volveré a besar, como la besé haya en los años 80… y sus besos… a sus treinta y tantos años, serán igual o mejor, que los besos de los quince… encontraré a mis padres, con más años en sus vidas, pero con el mismísimo amor con que me engendraron… veré a mis hermanos, con sus años pintando de canas sus cabellos… y así veré, que todo en ti ha cambiado… y para que nada me resulte extraño, yo siempre escribo mi nostalgia con tu nombre: Huarmey.